lunes, 23 de noviembre de 2009

Bogotá puede ayudar a revertir el impacto de la crisis en la población



* No hay claridad sobre cifras que dimensionen el tamaño del golpe recibido por la ciudad como consecuencia de la crisis.

* No se observa la prioridad de medidas contra cíclicas dirigidas a estimular el empleo, contrarrestar el desempleo juvenil, fortalecer el desarrollo rural y la seguridad alimentaria.

La administración debe identificar con celeridad y precisión los sectores poblacionales y de la producción que han resultado más golpeados por la crisis para volcar los esfuerzos de inversión con el fin de contrarrestar la tendencia al decrecimiento en los indicadores de productividad y empleo digno que viene presentando la ciudad como efecto de la desastrosa política del gobierno nacional en las relaciones exteriores y el modelo neoliberal, dijo el concejal Jaime Caicedo Turriago.

“La crisis de la agricultura, la caída de las exportaciones a Venezuela y Ecuador, la ‘flexibilización’ laboral y la reducción de los ingresos de los núcleos familiares afectan gravemente a la gran mayoría de los habitantes de Bogotá”, señaló.

Caicedo Turriago se declaró sorprendido por las afirmaciones de la Secretaria de Planeación, María Camila Uribe, quien afirmó que la administración tiene una gama demasiado amplia de indicadores de gestión pero que a la final no le sirven para evaluar la marcha del Plan de Desarrollo ni tampoco para identificar y focalizar el presupuesto de inversión. “Esta es una situación que el Concejo, en su totalidad, ve con mucha preocupación. Todos hemos pedido perentoriamente que se corrija de forma urgente, pues la inversión debe tener una brújula precisa y sin información confiable el rumbo resulta incierto”, señaló.

Caicedo afirmó que la ciudadanía en general siente de forma directa las consecuencias de la crisis. “Sin embargo, el Distrito no parece contar con las herramientas necesarias para identificar los sectores más afectados y orientar de esta manera los recursos para la reactivación. Considero que no podemos atrevernos a realizar cálculos de crecimientos del PIB de la ciudad, y por otro lado tener mediana o total incertidumbre acerca de los resultados que la inversión de la administración está dejando en la realidad económica y social de la ciudad. Esta tiene que ser una prioridad 1A de la administración. De otra manera, miles de millones de pesos podrían tener una destinación equivocada o por lo menos, ineficiente”, dijo.

El concejal del Polo Democrático indicó que en su criterio son bien intencionados y enfocados los objetivos y las políticas que la Secretaría de Planeación y la de Desarrollo Económico tienen para el año 2010. “No obstante, la información que poseemos señala que hay que corregir urgentemente el rumbo, pues la tasa de desempleo ha crecido de 10.03% a 10.9% entre diciembre y agosto últimos. Igual acontece con el ritmo del subempleo y ni qué hablar de las garantías que la ciudad está ofreciendo para el empleo digno, bajo las condiciones previstas por la legislación internacional. Hay retroceso en el consumo de bienes básicos. Este panorama es a todas luces preocupante. Bogotá tiene la capacidad financiera para ayudar a revertir este proceso que socialmente está ocasionando lesiones graves”.

Manifestó que el Alcalde Samuel Moreno ha venido dando pasos en apoyo de sectores de la producción y el comercio para que puedan salir del momento difícil que atraviesan. “Pero queda la impresión de que se puede hacer mucho más con mejor coordinación interinstitucional, con información estadística más precisa y oportuna, con indicadores menos abundantes pero que sirvan para prender las alarmas a tiempo. Tenemos que redoblar los esfuerzos porque la situación social es muy grave. No necesitamos demasiadas investigaciones sociales para sentirlo y afirmarlo”, concluyó.

Volver a la página principal