viernes, 11 de julio de 2008

BOLETÍN DE PRENSA


EL PARAMILITARISMO ESTÁ CERCANDO A BOGOTÁ

denuncia concejal Jaime Caycedo


*Los grupos paramilitares son en realidad grandes empresas criminales con raíces bien extendidas y afincadas en sectores importantes de la sociedad y de la economía bogotanas.

Bogotá- Tras realizar un crudo diagnóstico acerca de la realidad del fenómeno paramilitar en la ciudad y de las garantías para el ejercicio de plenos derechos por parte de la ciudadanía, con base en diversos documentos provenientes de entidades del Estado, el concejal Jaime Caycedo denunció que existen serios indicios de negligencia en las autoridades de policía y de investigación judicial que dan como resultado la imposibilidad de perseguir y desmontar los diversos grupos paramilitares que buscan cercar a la ciudad y que ya tienen presencia en la mitad de las localidades de Bogotá.

El concejal del Polo Democrático Alternativo cuestionó severamente el hecho de que organismos como la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación y la Fiscalía General hayan podido establecer qué grupos paramilitares actúan en Bogotá, dónde se localizan, qué fuentes de financiación tienen, a qué grupos poblacionales atacan principalmente y en qué estructuras económicas y comerciales se mimetizan, mientras que las autoridades de policía de la ciudad se empecinan en negar su existencia. "El paramilitarismo se ha implantado en forma de redes, estableciendo profundos vínculos con sistemas de "seguridad privada" piratas o informales", dijo.

Al dar a conocer los informes que las diversas entidades de control y de investigación criminal le enviaron en respuesta a cuestionarios que les dirigiera, Caycedo señaló que el poder mafioso de los paramilitares se encuentra reflejado en "el aumento de la construcción de vivienda en estratos altos y centros comerciales, en los que incluso hay almacenes con grandes superficies, muchos empleados y pocas ventas, con la particularidad de que algunas veces hacen promociones y rebajas para renovar mercancías, así como en el incremento de mercancías de contrabando en sitios y calles de la ciudad a precios que realmente no compensarían su producción", señaló.
Otros sectores indicados por los organismos de investigación se relacionan con "negocios como casinos y compra-ventas, hasta en los barrios de estratos bajos, la venta de minutos a celular, telefonía móvil, C.D. con música y películas de manera informal y pirata, sitios de prostitución, residencias y moteles muy finos y a precios realmente baratos, e incluso la venta de automóviles en concesionarios con increíbles facilidades". De forma especial destacó la incursión en centros de poder económico como CORABASTOS, los San Andresitos, algunos frigoríficos, la Central mayorista de pescado, ciertos centros comerciales de la ciudad y el Emerald Trade Center, entre otros, todo de acuerdo con los reportes de los entes de investigación judicial y disciplinaria.

Impunidad, la gran protectora de los paramilitares
En el desarrollo del debate de control político en el Concejo de Bogotá, Caycedo Turriago señaló que la gran protectora de los paramilitares es la impunidad. "Por ejemplo, la Fiscalía General informa que en la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario con sede en Bogotá, se encuentran en curso 346 procesos originados en violaciones de esa naturaleza pero que en el marco del proceso de justicia y paz no se ha proferido la primera condena". Entre tanto, la Procuraduría General reporta el inicio de 25 investigaciones, de las cuales 21 se archivaron, dos se encuentran en etapa preliminar, una se remitió por competencia y sólo una arrojó fallo sancionatorio de primera instancia, lo cual muestra a las claras que la impunidad campea en estos casos, a pesar de la gravedad de las situaciones denunciadas", indicó.
Ante esta dramática realidad, que además afecta ya al 50% del total de las localidades de la ciudad y que involucra grandes núcleos de población y muy variadas formas de delito, Caycedo propuso la definición y aplicación de una política de seguridad y convivencia basada en el respeto por el derecho a la vida, el Derecho Internacional Humanitario y los derechos ciudadanos en la capital, en contra de una visión militarizada de la vida civil.

Así mismo demandó la creación inmediata de una comisión de alto nivel, integrada por las autoridades distritales, los organismos de control y de investigación judicial, representantes de la comunidad y de las organizaciones de derechos humanos, que asuma el seguimiento detallado al fenómeno paramilitar en la ciudad y vigile sus nexos con la fuerza pública y el narcotráfico.
"No se trata de poner en la picota pública a la institucionalidad, sino de acusar el apoyo que ciertos integrantes de la fuerza pública y del Estado, por acción u omisión, ofrecen a los diversos grupos paramilitares, que son en realidad grandes empresas criminales con raíces bien extendidas y afincadas en sectores importantes de la sociedad y de la economía bogotanas", declaró finalmente el concejal Jaime Caycedo.

1 comentario:

enbusqueda dijo...

ME PARECE MUY INDISPENSABLE EL DENUNCIAR LA SITUACIÓN DE PARAMILITARISMO VIVIDA EN BOGOTÁ, PUES EN LA MAYORÍA DE LOS CASOS LA GENTE CREE QUE CON LA DESMOVILIZACIÓN TODO SE ACABÓ PERO POR EL CONTRARIO ESTA, PERMITIÓ REESTRUCTURAS Y PURGAR SUS ESTRUCTURAS A NIVEL INTERNO CON LA FINALIDAD DE TOMARSE LA CAPITAL COMO SITIO ESTRATÉGICO DE LA NACIÓN. ES MUY RECURRENTE QUE LA ENTRADA ABIERTA DE LOS MISMOS OBEDEZCA Y CONCUERDE CON EL INICIO DE MANDATO DEL PRESIDENTE URIBE. RECOMIENDO PUBLICAR EN EL BLOG LAS FUENTES QUE NOMBRA DE DEFENSORIA Y PROCURADURIA CON LA FINALIDAD DE QUE QUIENES LO LEEMOS AMPLIEMOS LA INFORMACION SOBRE ESTE TEMA. ME QUEDA UNA PREGUNTA ¿COMO Y QUE SE VISIBILIZÓ FRENTE AL CABILDO ABIERTO EN FECHAS PASADAS?

ESPERO SU RESPESTA