lunes, 21 de diciembre de 2009

Investigación del procurador Ordoñez, burda maniobra para acallar a la oposición

La decisión del Procurador General, Alejandro Ordóñez, de abrir investigación disciplinaria contra el concejal Jaime Caycedo, secretario general del Partido Comunista Colombiano y otros líderes del Polo Democrático Alternativo por presuntos vínculos con grupos armados, refleja bien la intención del régimen de intensificar la persecución y el hostigamiento a la oposición como estrategia de ocultamiento frente a las graves y probadas denuncias respecto de los nexos del narcoparamilitarismo con la camarilla gobernante y con sus apoyos directos incrustados en el Congreso de la República gracias a la financiación y el respaldo armado de los capos paramilitares que han sembrado el terror y han bañado con sangre todo el territorio colombiano.

No existe prueba alguna que pueda servir para abrir investigación contra Jaime Caycedo, toda vez que su lucha política y su vida académica las ha ejercido a la luz pública, con base en una línea de principios que valora las libertades democráticas, la movilización de masas, la lucha popular y el debate político abierto, con altura y rigor científico. Su actividad pública y privada refleja su postura en la búsqueda de una solución política, pacífica y negociada al conflicto armado histórico que vive el país.

Siempre ha sostenido que su lucha es por cambios profundos al sistema político y económico que rige a Colombia, causante del marginamiento y empobrecimiento de la mayoría del pueblo y el enriquecimiento injustificado de las minorías que detentan el poder.

Ha contribuido a la búsqueda de la paz en el marco de los espacios oficiales que distintos gobiernos establecieron con el objeto de desarrollar diálogos e intercambios de opiniones entre partidos políticos e insurgencia, como bien conoce el país. Ha participado en diversos foros, seminarios y eventos políticos nacionales e internacionales donde ha defendido la negociación política y los intercambios humanitarios, consecuente con su posición política y sus principios.

El Partido Comunista denuncia la intencionalidad política perversa expresada en la apertura de esta investigación, en el sentido de buscar el desprestigio de la organización, una de las principales fuerzas del proceso de unidad de la izquierda colombiana en torno al Polo Democrático Alternativo. Tal estrategia resulta evidente en los procesos abiertos contra otros dirigentes del Polo Democrático Alternativo como el senador Jorge Enrique Robledo, la senadora Gloria Inés Ramírez y el representante Wilson Borja o la senadora liberal Piedad Córdoba, todos caracterizados críticos y opositores del gobierno de Uribe Vélez. Esto en medio de la campaña electoral que está en proceso donde se cuestiona la legitimidad del gobierno nacional y la ilegalidad de la reelección que Uribe pretende imponer a toda costa, aun en contra de la Constitución Política y de las leyes vigentes, pasando por encima de todo escrúpulo republicano.

Ha sido rechazada la forma ilegal como fueron obtenidos los supuestos archivos de los tristemente famosos computadores de Raúl Reyes, como la manipulación de sus contenidos mismos, obtenidos mediante una operación ilegítima de violación de la soberanía de un país hermano. En su oportunidad, autoridades policiales y académicas de diversos países han demostrado tanto las inconsistencias en la manipulación de los archivos como en los procedimientos para asegurar la cadena de custodia.

El Partido Comunista exige el respeto al debido proceso y la transparencia absoluta en el manejo de esta investigación. Rechaza con firmeza este nuevo intento de silenciamiento a la libre expresión y reclama el derecho de la oposición a desarrollar su actividad. Llama a levantar una gran expresión de respaldo al secretario general del Partido Comunista Colombiano y a los demás implicados en esta burda maniobra del ilegítimo y turbio régimen uribista.

PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO
Bogotá, diciembre 21 de 2009

Volver a la página principal