viernes, 13 de junio de 2008

LA POLÍTICA CATASTRAL ES INEQUITATIVA Y CASI EXPROPIATORIA, DICE CONCEJAL JAIME CAYCEDO

*Se puede estar cobrando hasta 3 veces los efectos de la construcción de obras públicas por cuenta de la actualización de los avalúos, el cobro de valorizaciones y el aumento del estrato.
*El avalúo catastral no debería superar el 50% del valor comercial, propone Caycedo Turriago.
Ana Betulia Pineda tiene 75 años. Su único patrimonio es una pequeña y vetusta casa-lote ubicada en el barrio Morasí, en los límites orientales de Localidad de Chapinero. Su ingreso exclusivo equivale a $80 mil que cada mes el Distrito le gira como bono de apoyo a la vejez en situación de pobreza. Sin embargo, gracias a la injusta e inequitativa política de avalúo catastral y a otras decisiones administrativas, éste pasó en un año de 4% del precio comercial a 33%, mientras que el impuesto predial saltó de $80 mil a $895 mil al año. Doña Ana Betulia está tratando de vender su lotecito para poder pagar los cerca de $4 millones que adeuda a la administración y evitar así su expropiación.
Este ejemplo real, entre miles que existen en Bogotá, ilustra con crudeza la inequidad en las políticas estatales de avalúo catastral y sus evidentes consecuencias en términos impositivos. "La Ley 14 de 1983 fue creada para reforzar fiscos municipales, es decir, para aumentar los ingresos, pero dejó de lado los conceptos de equidad y justicia que deben tener los tributos", denuncia el concejal Jaime Caycedo Turriago, a raíz del debate que sobre este espinoso tema se realizará hoy en el Concejo de Bogotá.
Basándose en las miles de reclamaciones de los contribuyentes bogotanos y en un estudio realizado por la Universidad Nacional el año pasado en relación con el proceso de actualización catastral efectuado en 2006, Caycedo Turriago afirma que "resulta injusto que por una modificación a las viviendas, una ampliación para mejorarla, o por que se construya una vía, termine incrementándose exageradamente el avalúo de los predios residenciales, aumentando por este motivo el impuesto predial. A estas alturas, se puede estar cobrando hasta 3 veces los efectos de la construcción de obras públicas por cuenta de la actualización de los avalúos, el cobro de valorizaciones y el aumento del estrato", dijo.
Al citar el estudio de la Universidad Nacional, Caycedo afirmó que "los usos comerciales, en especial los predios de centros comerciales, superan frecuentemente el nivel crítico de 100%. Para el residencial de forma comparada se observa que para los estratos 5 y 6 los avalúos están por debajo de los valores del mercado, mientras que para los estratos 2 y 3 están por encima del 80% del valor comercial, lo que demuestra la inequidad con los sectores más pobres de la ciudad. Además, hay evidencia de niveles superiores al 100% en predios industriales y en lotes", indicó.
El concejal del Polo Democrático Alternativo criticó duramente el hecho de que las diversas administraciones, aparte de lo anteriormente dicho, han utilizado las actualizaciones catastrales para aumentar los ingresos tributarios y se han puesto como meta llevar los avalúos al 100% de los precios comerciales, con lo cual no puede haber equidad ni justicia especialmente en el caso de los predios residenciales.
Caycedo Turriago se preguntó "hasta dónde el Departamento Administrativo de Catastro Distrital, con las actualizaciones catastrales, está incrementando los impuestos, sin autorización del Concejo o acaso estamos ante reformas tributarias disfrazadas de actualizaciones", al tiempo que indagó a la Administración Distrital sobre si acogerá las recomendaciones del estudio contratado a la Universidad Nacional o continuará aplicando la misma viciada metodología hacia el futuro.
Por último, dijo que la visión fiscalista del Estado, particularmente frente a los predios residenciales, está llevando al equívoco de entender estas propiedades como si su tenencia tuviera un fin exclusivo de lucro o negocio. "Hacia el futuro, es indispensable que la actualización catastral vaya acompañada de una actualización económica, de forma que la realidad de los contribuyentes y de los predios que poseen esté debidamente reflejada en el valor final de los impuestos que sobre ellas el Estado demande", puntualizó.