martes, 3 de junio de 2008

ESTABLECER EL MÍNIMO VITAL DE AGUA PARA POBLACIÓN POBRE

ESTABLECER EL MÍNIMO VITAL DE AGUA PARA POBLACIÓN POBRE Y VULNERABLE, PIDEN CONCEJALES
DEL POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO




*Muestran desacuerdo con la propuesta del gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de imponer tarjeta prepago para estratos uno y dos.
*El mínimo vital es de 50 litros diarios por persona, dice OMS.
En desacuerdo con la propuesta de crear la tarjeta prepago para estratos uno y dos hecha por el gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Jorge Enrique Pizano, se mostró un importante grupo de concejales del Polo Democráticio Alternativo (PDA).

En declaración pública dada a conocer hoy, promovida por el concejal Jaime Caycedo Turriago y que respaldaron otros concejales de la bancada del PDA como Celio Nieves, Ati Quigua, Carlos Vicente de Roux y Roberto Sáenz, entre otros, se señala que la propuesta "es a todas luces contraria a una política de equidad y solidaridad con los sectores más pobres de la población y contradice los postulados mundiales en torno a la obligatoriedad social y estatal de entender el suministro de agua potable como un derecho humano básico, toda vez que de él depende la sobrevivencia de los seres humanos. Dicho derecho se expresa en la garantía del llamado
mínimo vital, tasado por la Organización Mundial de la Salud en 50 litros diarios por persona".

El texto de la declaración indica que resulta incomprensible que una ciudad como Bogotá intente exprimir los exiguos ingresos de los sectores más pobres de la sociedad con el establecimiento de dicha tarjeta prepago, dejando sin piso la seguridad de un suministro adecuado del preciado líquido para la población más pobre, mientras que ciudades como Medellín ya legislaron en este tema fijando como obligatoriedad del Estado y de la sociedad la garantía del llamado mínimo vital para el estrato uno. Por ello, afirma la declaración, no es posible que Bogotá termine "legitimando la concepción del servicio de agua potable como un negocio y no como un derecho humano y ciudadano que el Estado está en obligación de defender" en relación con estos sectores vulnerables.

De acuerdo con el pronunciamiento, esta estrategia de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado busca equilibrar por esta equivocada vía el vacío financiero que le produce la existencia de cerca de 245.000 suscriptores que en promedio viven desconectados del sistema de acueducto por carencia de recursos económicos para pagar por el servicio.

Por último, hicieron un llamado tanto al gerente de la EAAB como al Alcalde Mayor para que reconsideren este proyecto y en su reemplazo se estudie el establecimiento del mínimo vital para esta población.