miércoles, 30 de septiembre de 2009

Unidad para seguir adelante


La consulta abierta del Polo ha escogido como candidato presidencial al senador Gustavo Petro Urrego. El PCC intervino activamente en la campaña que apoyó la precandidatura del doctor Carlos Gaviria Díaz quien recorrió el país levantando la plataforma de doce puntos y el Ideario de Unidad del PDA. Queremos hacer un especial reconocimiento al compromiso, la lealtad, la claridad y la altura con que Carlos Gaviria adelantó su actividad proselitista. El resultado muestra que el senador Petro logró una mayoría que le dio el triunfo.

Aunque la participación fue baja, el Polo surge de la consulta con una candidatura presidencial y como la única fuerza política potencialmente capaz de liderar un proyecto alternativo de gobierno y de sociedad, frente al agotamiento y la crisis del régimen mafioso, que subsidia a los terratenientes, protege a los narcocriminales y entrega el país a los planes militares del Comando Sur de los Estados Unidos. Será tarea del candidato y de la dirección nacional desarrollar una táctica adecuada, que no menosprecie sino que resalte el papel de la lucha sindical, obrera, indígena, magisterial y estudiantil, y proceda a formular el programa de un gobierno democrático, de amplia coalición y participación popular para enfrentar la miseria agravada por la crisis del modelo neoliberal oficial, alcanzar la paz con justicia social y plena soberanía, vencer el desarraigo campesino con la reforma agraria, superar el desempleo con inversión pública, escolarización, formación y gratuidad en todos los niveles de la educación pública y otras transformaciones urgentes. El segundo Congreso aportó valiosos elementos que deben ser tomados en cuenta.

Solo fortaleciendo su unidad puede el Polo cumplir el cometido de identificarse a fondo con las necesidades populares y poner sobre sus pies la urgencia de un cambio democrático que sustituya el régimen actual. Para eso se requiere unificar la política, la táctica y las tareas colectivas, incluyendo el diálogo con otras fuerzas políticas y sociales. Además, se requiere emprender a fondo la campaña electoral, la concreción de las listas únicas de senado y cámaras, los equipos de trabajo y el financiamiento de la campaña presidencial.

Es necesario superar el escepticismo y el temor que algunos agitan frente al referendo y la eventual pretensión reeleccionista del señor Uribe. Pese a la manipulación mediática que presenta como inevitable una supuesta división del Polo lo que la gente espera es una propuesta clara y unitaria, junto con la disposición de actuar en consecuencia. La razón principal es esta: el Polo es la gran fuerza de la izquierda colombiana, por encima de toda mirada sectaria o de los intentos de metamorfosearla en un aparato exclusivamente electoral inscrito en el “centro” político, como furgón de cola de los remozamientos que la vieja oligarquía intenta hacer por lo alto. Lejos de eso, desde la diversidad que somos, tenemos que contribuir a nuclear el proyecto de cambio democrático alternativo y coadyuvar a la más amplia convergencia popular y política para transformar la dura realidad colombiana.

Jaime Caycedo

Volver a la página principal