jueves, 9 de octubre de 2008

SARMIENTO ANGULO NO TIENE AUTORIDAD MORAL PARA LLAMAR A LA REPRESIÓN CONTRA LOS TRABAJADORES

BOLETÍN DE PRENSA

SARMIENTO ANGULO NO TIENE AUTORIDAD MORAL PARA LLAMAR A LA REPRESIÓN CONTRA LOS TRABAJADORES

*Las huelgas son consecuencia directa de la política neoliberal aplicada sin compasión y sin medida

*Colombia, entre la crisis de la opulencia y la crisis de la explotación laboral


La solicitud de convocatoria al estado de conmoción interior como medida para reprimir y controlar las manifestaciones de protesta de los trabajadores hecha por el propietario mayoritario del sector financiero colombiano, Luis Carlos Sarmiento Angulo, fue calificada como inmoral por el concejal de Bogotá y dirigente del Polo Democrático Alternativo, Jaime Caycedo Turriago.


"No hay derecho a que un financista que obtiene al año más de un billón de pesos de utilidades producto del escandaloso negocio financiero, que además se aprovecha de uno de los más altos márgenes de intermediación del mundo en detrimento de los ingresos de los clientes del sistema bancario, salga ahora a pedir que el Estado haga uso de su más dura batería de facultades represivas para perseguir y acallar las justas demandas laborales de los trabajadores del sector judicial y de los corteros de caña", dijo el dirigente de izquierda.


"Ambas protestas son totalmente legítimas y obedecen a los desequilibrios propios de una sociedad donde prima la aplicación descarnada de la política neoliberal que beneficia prácticamente sin medida a los más ricos, cuyos apetitos por utilidades multimillonarias no parecen tener límite en contraste con el desempleo, la pobreza y la malnutrición generalizadas que afectan al grueso de la población", afirmó Caycedo Turriago.


Llamó la atención respecto de la situación de los corteros de caña quienes, según calificó, se encuentran en condiciones laborales cuasi esclavistas propias del siglo XVII "sin contrato de trabajo, sin prestaciones sociales, prácticamente sin seguridad social y percibiendo ingresos miserables a cambio de jornadas de trabajo de 12 y 14 horas diarias en las más crudas condiciones ambientales". Respecto de las demandas de los trabajadores judiciales afirmó que son perfectamente justas, pues se trata de una nivelación salarial ofrecida, aprobada y birlada desde hace más de una década.


Arremetió contra Sarmiento Angulo al rebatir el planteamiento hecho por éste último en el sentido de culpar a los trabajadores judiciales por la inoperancia del sistema de justicia en Colombia. "No faltaba más que los trabajadores resulten ahora responsables por las fallas de un sistema judicial que ha sido decidido a su amaño por el Congreso de la República, dominado por las fuerzas más retardatarias del país. Los trabajadores judiciales aplican la Ley que existe, en los plazos que ella establece y con los resultados que ese sistema pegado con babas puede entregar", indicó el dirigente Jaime Caycedo.


Finalmente, llamó a todos los colombianos y colombianas a cerrar filas en apoyo de los trabajadores en huelga, bajo el entendimiento de que sus reclamaciones no sólo son justas, sino que ponen en evidencia el enorme desequilibrio social existente en Colombia y que afecta a por lo menos 7 de cada 10 ciudadanos.

Volver a la página principal