viernes, 26 de marzo de 2010

Nos quieren meter gato por liebre con el cuento del socio estratégico de ETB


· Proceso de privatización de ETB es casi idéntico al de la Empresa de Energía, en el cual la ciudad no sólo perdió cuantiosos recursos, sino el control de la empresa.

· Debe derogarse la llamada “declaración del socio mayoritario” para que la ciudad retome el control real de la empresa.

“La ETB y el alcalde Samuel Moreno quieren embarcar a la ciudad en un proceso similar al que ya vivimos con la supuesta capitalización de la Empresa de Energía, EEB, el cual terminó en sucesivas descapitalizaciones posteriores que no sólo borraron de un plumazo la promesa de inversiones en esa empresa, sino que llevó a los capitalistas internacionales a controlar la compañía y a recuperar en menos de cuatro años la totalidad de lo que aportaron a la capitalización, a más de multimillonarias utilidades. Eso es meter gato por liebre”, denunció hoy el concejal por el Polo Democrático Alternativo Jaime Caicedo.

De acuerdo con Caicedo y basado en análisis del especialista Diego Otero, en aquella oportunidad los estudios sobredimensionaron la necesidad de las inversiones para mostrar un panorama pesimista, puesto que uno de los argumentos decisivos era que si no se traía capital privado a la EEB, no se podría realizar el programa de inversiones. “Es lo mismo que se argumenta hoy con la ETB. Nos quieren meter los dedos a la boca otra vez”, dijo Caicedo.

“Lo increíble de todo esto, continuó Jaime Caicedo, es que las tarifas de energía que pagan los bogotanos y bogotanas les sirven a los españoles y chilenos para expandir sus propios negocios en el exterior, no para reinvertir en mejores servicios y en tarifas más bajas para los ciudadanos”, indicó.

La capitalización de ETB es ilegal

Caicedo denunció también que la ETB y la administración distrital, en su afán de entregar la empresa al gran capital internacional, están usando argumentos mentirosos que conllevan la ilegalidad del proceso. “La gerencia de la ETB dice que la autorización para capitalizar a través de un socio estratégico está contenida en el Acuerdo 7 de 1998. Falso. Dicho Acuerdo autorizó pro tempore al alcalde de ese entonces para la venta de unas acciones de ETB, estableciendo que los recursos de esa venta ingresarían al presupuesto del Distrito”.

Agregó que “con la capitalización que se pretende ahora, se emiten acciones nuevas que adquiere el socio estratégico y los recursos de esta capitalización ingresan a la caja de la ETB. El Distrito no va recibir un solo peso. Si la ETB considera que ya existe la autorización en el Acuerdo 7 de 1998, ¿por qué no aplica el artículo 7 de esa norma que dice que “los recursos de la venta de las acciones del Distrito Capital en la ETB serán incorporados al presupuesto distrital?”.

En ello coincidió enteramente con el ex alcalde Jaime Castro quien postula que la administración distrital no tiene facultad para adelantar el proceso de vinculación de un socio estratégico al invocar el Acuerdo 7 de 1998 que fue expedido para otros efectos y solamente para una operación financiera que ya se cumplió.

El concejal del Polo Democrático Alternativo demandó del Alcalde Mayor, como representante de las acciones mayoritarias que tiene el Distrito en la ETB, derogue de manera inmediata la llamada “Declaración del accionista mayoritario”, promulgada en contra de los intereses de la ciudad por el entonces alcalde mayor, Antanas Mockus, la cual permite que a pesar de que la ciudad posee la mayoría accionaria, ceda el control de la empresa a los accionistas minoritarios, contraviniendo todo razonamiento ético, administrativo y de gobierno corporativo.

Caicedo señaló que son muchísimos más los argumentos que sirven a la ciudadanía y al Concejo para oponerse a esta entrega descarada de la ETB “pues se trata de ceder el control de un sector absolutamente estratégico que significa la pérdida de un valiosísimo patrimonio público que con un manejo empresarial eficiente y visionario puede llevar a que la ciudad cuente con un recurso indispensable para transformar, modernizar y tecnologizar la vida de la capital. Son varios los proyectos incluidos en el propio plan de desarrollo distrital que la ETB puede desarrollar en los campos de la movilidad, la educación, la medicina, las telecomunicaciones y otros que sería largo enumerar, con lo cual la empresa adquiriría voluminosos recursos que no sólo la fortalecerían económicamente, sino que asegurarían el veloz desarrollo de las comunidades en Bogotá”.

El cabildante preguntó finalmente: “¿Quién dijo que a Bogotá le interesa el “negocio” de las telecomunicaciones? Eso le interesa al gran capital, por lo cual quiere apropiarse de la ETB a cualquier costo. A los bogotanos y bogotanas lo que nos interesa es tener una empresa pública bien administrada que nos preste los múltiples servicios que está en capacidad de ofrecer a costos menores que los que ofrecen las multinacionales de las telecomunicaciones. Es ahí donde radica el quid del asunto”, declaró Jaime Caicedo.

Volver a la página principal