martes, 27 de abril de 2010

Nuevo acto de hostigamiento en su contra denuncia concejal Jaime Caicedo


* Dos hombres que vestían prendas de la policía nacional intentaron ingresar violentamente a su domicilio personal.

Una nueva denuncia por hostigamiento instauró el concejal por el Polo Democrático Alternativo y secretario general del Partido Comunista Colombiano, Jaime Caicedo Turriago, ante el intento de violación contra su domicilio del que fue víctima el pasado jueves 22 de abril.

De acuerdo con el texto de la denuncia puesto en conocimiento del ministro del interior y de justicia, Fabio Valencia Cossio y del Fiscal General de la Nación, el pasado jueves dos individuos que vestían prendas privativas de la policía nacional, sin distintivos de sus rangos ni de sus nombres, llegaron a la residencia del concejal preguntando por su nombre y su cargo.

El informe añade que al llamado de estas personas acudió el dueño de la casa, quien señaló que los uniformados exigieron el ingreso al inmueble argumentando que debían realizar una inspección del apartamento del concejal, ante lo cual él solicitó la orden correspondiente. En ese momento, ambos individuos lo empujaron e ingresaron violentamente, obligándolo a pedir auxilio a gritos a los vecinos del lugar, quienes de inmediato salieron para respaldarlo. Así las cosas y ante la presencia de los habitantes de la zona, ambos uniformados huyeron abordando una motocicleta que tenía cubiertas sus placas de identificación. De forma paradójica, en ese mismo momento el concejal se encontraba en las oficinas de asuntos disciplinarios de la Policía Nacional, ampliando su declaración frente a otro acto de hostigamiento ocurrido en el mes de agosto del año pasado.

Jaime Caicedo indicó que este acto en su contra se suma al evento ocurrido precisamente a mediados del año pasado cuando fue seguido por varios automóviles y motos en el trayecto entre la sede política de su partido y su anterior residencia. Gracias al respaldo de su personal de seguridad, dos de los individuos alcanzaron a ser abordados por el concejal, mostrando documentos que los identificaban como miembros de la Sijin (organismo de inteligencia de la Policía Nacional). La denuncia correspondiente fue presentada ante la dirección de esa institución, como también ante las autoridades judiciales y la Procuraduría General de la Nación, sin que hasta el momento se haya producido pronunciamiento alguno en torno a estos graves acontecimientos.

Semanas después el concejal Caicedo, quien es objeto de medidas de protección emitidas por el sistema interamericano de derechos humanos de la OEA, declaró públicamente que había sido enterado de la conformación de un grupo paramilitar que presuntamente elaboró una lista de líderes de la oposición política al régimen de Álvaro Uribe, con el propósito de eliminarlos, situación de la que también fue enterada la secretaría de gobierno distrital, así como los organismos judiciales. Tampoco se conoce actuación alguna hasta la fecha. En diciembre del mismo año fue objeto de seguimiento por parte de hombres a bordo de un automotor, quienes tomaron varias fotografías a él y a su vehículo.

Igualmente, Caicedo Turriago aparece como víctima de las “chuzadas” ilegales realizadas por el DAS, cuya investigación está en curso pero que tampoco ha producido resultados concretos en su caso.

Caicedo, en su calidad de concejal de la ciudad y basado en informes de autoridades nacionales y distritales, ha denunciado insistentemente a través de varios debates en el cabildo distrital la presencia de grupos paramilitares en por lo menos la mitad de las localidades de Bogotá. Hoy no se conocen acciones precisas de las autoridades en torno a estas imputaciones.

El cabildante señaló que la persistencia de estos actos de hostigamiento y persecución en su contra “demuestra la existencia de un operativo en marcha de personas desconocidas que utilizan prendas e identificaciones aparentemente policiales y que continúan indagando agresiva e ilegalmente por mi sitio de residencia, arrogándose la función de inspeccionar en mi lugar de habitación”.

Continuó diciendo que “estos delicados hechos encienden nuevamente las alarmas de la amenaza contra mi vida por lo cual reafirmo las denuncias hechas por mí en relación con seguimientos ilegales, interceptación clandestina de comunicaciones y anuncios de eventuales atentados. Reclamo de las autoridades las garantías suficientes para el ejercicio de mi actividad política y civil, como concejal de Bogotá, secretario General del Partido Comunista Colombiano y miembro del Comité Ejecutivo del Polo Democrático Alternativo”, declaró

Boletín de Prensa
Volver a la página principal