martes, 13 de abril de 2010

Discusión no debe ser sobre la licitación del relleno sanitario, sino sobre su reemplazo inmediato

* Es urgente la evaluación de otras alternativas tecnológicas que impliquen aprovechamiento de residuos y eviten la disposición de basuras a cielo abierto.

* Propone Comisión de expertos para recomendar alternativas.

“Lamentablemente la ciudad seguirá manejado en los próximos 11 años la disposición final de las basuras a través del mal llamado relleno sanitario Doña Juana, que en realidad es un botadero que ha generado graves consecuencias ambientales, sanitarias y sociales sobre la población de las localidades aledañas donde éste funciona y en las localidades de la cuenca del Tunjuelo con altísimos costos para la administración y las comunidades”, afirmó el concejal del Polo Democrático Alternativo Jaime Caicedo Turriago.

Propuso la conformación de una comisión de expertos nacionales e internacionales para que en el menor plazo posible recomienden al gobierno distrital la mejor alternativa para reemplazar el relleno sanitario y dar paso definitivo a la solución de lo que se ha convertido en uno de los mayores dolores de cabeza para la ciudad y especialmente para un abultado número de habitantes que se ven directamente afectados por este método arcaico de manejo de residuos.

“Es claro que en el mundo entero vienen imponiéndose alternativas distintas para el manejo, disposición y procesamiento de los desechos, con la ventaja adicional de que nos se requieren grandes terrenos y permiten reutilizar grandes proporciones de esos desechos para su reaprovechamiento industrial, disminuyendo sensiblemente las consecuencias ambientales y sociales del manejo de las basuras tal y como se viene dando a través del relleno de Doña Juana”, indicó.

Caicedo Turriago criticó fuertemente a la administración por cuento desoyó el clamor de las comunidades asentadas en las inmediaciones del relleno sanitario que desde hace años vienen planteando el cierre del mismo, al tiempo que han propuesto otras salidas al manejo y disposición final de las basuras. Se cuentan por miles los casos de afectación en la salud de los habitantes y en el equilibro ambiental de la región ocasionados por la administración anti técnica de los residuos.

“No hubo una evaluación a fondo, pública, con presencia y participación de la ciudadanía de lo que ha significado el Relleno Doña Juana, ni del contrato de concesión, el impacto sobre las tarifas, la deuda social y ambiental con las comunidades afectadas, el derrumbe del relleno en 1997, las deficiencias en el tratamiento de los lixiviados, las fallas en la planta de tratamiento de lixiviados, el manejo de los residuos clínicos, hospitalarios y patógenos, los riesgos sobre la salud de los habitantes especialmente el contacto con las aguas contaminadas, el consumo de productos regados por éstas, olores, proliferación de plagas, las serias limitaciones de los programas para “mitigar” los efectos del relleno, la participación de las comunidades en el reciclaje; la viabilidad de las plantas de reciclaje y la plata que se invirtió y se perdió en los estudios, etc.”, señaló el concejal Jaime Caicedo.

Dijo que con la actual licitación en curso, la UESP le entrega a los monopolios privados un jugoso negocio que le ha reportado a los concesionarios sumas multimillonarias a costa de los usuarios que pagan las tarifas que registran altos incrementos en años anteriores. “

Como en todos los contratos de concesión, los grandes beneficiados son los concesionarios. Y al igual que en la licitación para el SITP, la licitación para el manejo del RSDJ favorece a los grandes monopolios”.

Volver a la página principal