jueves, 27 de agosto de 2009

Administración ineficiente sirve de excusa para privarizar ETB- dice el Concejal Jaime Caycedo


· Insatisfacción de los usuarios, serias fallas en la calidad del servicio y altísimos gastos en asesorías son responsables de disminución en ingresos operativos y utilidades.

· Mockus privatizó el manejo de la empresa por la puerta de atrás.

Los decaídos indicadores financieros y de operaciones de la ETB, que han sido la excusa para plantear el proceso de privatización, se deben totalmente a las protuberantes fallas en la gerencia de la empresa y a la ineficiencia mostrada hasta el momento, dijo hoy el concejal Jaime Caicedo Turriago.

“La buena gestión de una empresa se evidencia principalmente a través de sus indicadores operativos y este es precisamente el frente flaco de la ETB, lo que muestra a las claras la responsabilidad de la administración en el debilitamiento progresivo de la empresa. En 2007 los ingresos operativos cayeron en 4%, equivalentes a $51.000 millones, mientras que en 2008 la reducción fue de $19.000 millones. Entre tanto, las utilidades tuvieron una dramática caída de $125.000 millones en 2008 respecto de las obtenidas el año inmediatamente anterior. Eso se llama falta de gerencia y no problemas financieros, como se ha querido vender la situación”, puntualizó el concejal del Polo Democrático Alternativo.

“La condición de la empresa se acentúa con los altísimos gastos en que está incurriendo. Hay un chorro de dinero sin control en el área jurídica, con un festín de contratos de asesoría sin objetos contractuales claros y delimitados, cuyas funciones además pueden ser asumidas por el equipo de abogados de planta de la empresa. El presupuesto para asesorías, gastos de representación y viáticos supera los $11.000 millones anuales”, afirmó el concejal Caicedo Turriago. Aseguró que tampoco es claro el uso indiscriminado de una flota gigantesca de vehículos, que bordea los 400, y que genera gruesos gastos de mantenimiento, entre otros factores que incrementan sustancialmente los costos.

“Pero la muestra más evidente del desgreño administrativo y de la falta de gerencia en la ETB son los indicadores de satisfacción al cliente y calidad, donde la empresa ocupa los lugares 25 y 24 respectivamente entre las 25 más grandes prestadoras de servicios de telecomunicaciones del país. Una situación tal provoca más de 440.000 reclamos al año y una desbandada de clientes. Ese es el verdadero origen del futuro no muy claro que los privatizadores le atribuyen a la ETB”, señaló.

Mockus privatizó el manejo de la empresa por la puerta de atrás

Caicedo cuestionó duramente la decisión que tomó el entonces alcalde la de la ciudad, Antanas Mockus, a través de la denominada “Declaración del accionista mayoritario”, la cual cedió graciosamente los derechos de la ciudad a favor de los accionistas minoritarios. “No hay justificación alguna para que la ciudad haya entregado la administración de la empresa a los accionistas minoritarios a cambio de nada. Lo peor es que debido a esa decisión que considero ilegal, uno sólo de los accionistas minoritarios, la Organización Sarmiento Angulo, con un monto ridículo de acciones, controla directamente dos de los asientos en la Junta Directiva y su influencia abarca otros miembros de la misma e incluso la vice presidencia financiera de la empresa, con lo que esto significa en términos del manejo de los multimillonarios flujos de capital de la ETB”, denunció.

Caicedo aprovechó para rebatir las razones de orden tecnológico y de inversión que esgrimen los defensores de la privatización de la ETB. “La tecnología ha venido disminuyendo en su costo. Incluso, la empresa está logrando mayores economías de escala que sus competidores Telmex y Telefónica en el uso de fibra óptica, hecho que comprueba que sí es posible competir. Pero para eso hay que disminuir costos de operación y gastos superfluos y avanzar en alianzas estratégicas que le permitan a la empresa fortalecer su oferta de valor a los ciudadanos y afincarse como líder en la prestación de esta clase de servicios. Además, esto presupone una gerencia comprometida con los intereses de la ciudad, como accionista mayoritario, y no con los de los interesados en la privatización enquistados en la Junta Directiva y la administración, como ocurre hoy”.

Caicedo propuso, entre otras medidas, que la ciudad recupere de inmediato el control de la administración de la empresa que por derecho le pertenece mayoritariamente, echando para atrás la famosa declaración del socio mayoritario. “Por esa vía, un segundo paso podría ser la búsqueda de aliados estratégicos en países del área andina y ampliar la oferta de valor a los usuarios. Tiene que asumirse un plan drástico de disminución de costos operativos y de gastos inoficiosos y por sobre todo, revertir totalmente la tendencia de quejas y reclamos por deficiencias en la calidad del servicio para mejorar la satisfacción del usuario y consolidar la posición actual de la empresa como líder en el mercado”.
Volver a la página principal