viernes, 3 de septiembre de 2010

La ETB necesita un fuerte timonazo para salvar su futuro expresó con preocupación el concejal Jaime Caicedo.

Concejal Jaime Caicedo

• O la ETB juega agresivamente en el mercado de telecomunicaciones o la administración terminará entregándonos muy pronto un costoso cadáver.

• La cúpula directiva tiene que salir debido a su incompetencia.

Boletín de prensa
La empresa de Telecomunicaciones de Bogotá tiene que replantear en forma urgente su estrategia de negocios y hacer un viraje hacia la explotación intensiva de su extensa infraestructura física para poder sobrevivir en el corto plazo. Todo esto pasa necesariamente por la remoción de la totalidad de su cúpula directiva que ha demostrado su incompetencia y su incapacidad para llevar las riendas de la compañía, planteó el concejal Jaime Caicedo Turriago.

Dijo que aunque estuvo en desacuerdo con el proceso de búsqueda del socio estratégico, ve con preocupación el futuro inmediato de la empresa. “Hemos insistido a lo largo de estos meses que la empresa, en su momento, debió fortalecer su política de alianzas estratégicas con base en el gran activo que significaba tener fuerte presencia en el mercado más grande del país, como es Bogotá. Lamentablemente, la administración de la ETB desoyó las opiniones de muchos expertos y ahora parece tarde para emprender este camino, puesto que dejó que los voraces competidores multinacionales tomaran inmensa ventaja. El fracaso del proceso del socio estratégico es una muestra más de la incapacidad de la gerencia de la empresa”.

Continuó señalando que “en vez de fortalecer su posición estratégica en el sector de las telecomunicaciones, ampliando su portafolio de servicios, mejorando sustancialmente sus dramáticos indicadores de servicio al cliente y, en general, gestionando los servicios de telecomunicaciones, la administración se dedicó a la especulación financiera a través de mesas de dinero y otros mecanismos similares, siendo que esa no es la vocación ni la función de la compañía. Al caer los mercados mundiales como producto de la crisis del capital y al desbarrancarse el precio del dólar en el país, la ETB se vio en serios apuros. Lo peor, es que dejó pasar un tiempo precioso y desaprovechó su posición en el mercado”, indicó Caicedo Turriago.

Un factor decisivo en el proceso de enderezamiento de la ETB, según Caicedo, es la inmediata recuperación del control de la empresa por parte de su legítimo dueño mayoritario que es el Distrito Capital. “Hemos oficiado en múltiples oportunidades al señor alcalde mayor para que sin dilación y haciendo uso de su condición de accionista mayoritario en representación de la ciudad, deje sin efecto la nefasta “Declaración del Accionista Mayoritario” hecha por el entonces alcalde Antanas Mockus, que mediante una maniobra de favorecimiento al capital financiero entregó el control de la ETB a los accionistas minoritarios”.

En criterio del concejal del Polo Democrático Alternativo, es indispensable que la empresa dé un viraje urgente. “Nuevamente tengo que expresar mi profundo desacuerdo con el presidente de la ETB, pues está asumiendo una posición pasiva frente a la difícil situación que enfrenta la compañía. Hay que sacar partido del principal activo que tiene la empresa, cual es su red física que es columna vertebral imprescindible de todo el sistema de comunicaciones de la ciudad y en parte del país. Así pues, las condiciones en que se negocia el uso de esas instalaciones tienen que cambiar. De igual manera, la ETB debe replantear otros negocios como el denominado “triple play” y abrirse paso con mucha agresividad en otros ámbitos del mercado de telecomunicaciones. Si el señor Carrizosa pone en juego su actitud pasiva frente a la grave condición de la empresa y continúa el desgobierno hasta ahora demostrado, no nos sorprendamos si en algunos meses termina entregándonos el cadáver de lo que hasta hoy ha sido uno de los principales patrimonios de la ciudad” expresó con preocupación el concejal Jaime Caicedo.

Boletín de prensa

Volver a la página principal